¿Son los leggings los nuevos pitillos?

El último desfile de Giambattista Valli en la semana de la moda de París volvió a poner sobre la mesa una pregunta que sin duda ha sido motivo de grandes controversias: ¿qué hacemos con los leggings?

No es broma, se trata de un tema mucho más serio de lo que imagináis. ¿Son realmente los leggings los nuevos pitillos? ¿los consideramos prenda de ropa digna de cualquier espacio/tiempo/cuerpo? incluso ¿podemos llegar a otorgarlos categoría de must have? ¿podemos permitirnos el lujo de ampliar su campo de acción más allá del gimnasio y el supermercado? o definitivamente ¿los prendemos fuego declarándolos a los cuatro vientos como la prenda más antiestética jamás creada?

leggin2-lajoiedevivre

Dicotomía de opiniones que ahora encuentran respuestas en las pasarelas proponiéndonos combinar nuestras mallas de running con prendas de alta moda como si del mayor objeto de deseo fashion se tratara. ¿El punto más álgido al que podríamos imaginar llegar con el athleisure o una férrea defensa de que la comodidad jamás debe hacerle sombra a la sofisticación? Sea como sea nos encontramos con múltiples invitaciones a la subversión del legging deportivo.

legging1-lajoiedevivre

Max Mara, Courrèges o Giambattista nos proponen una visita lúdica al pasillo de running de nuestra tienda de deportes porque al final, todo es ponible con la actitud adecuada. Y es que traducir las ideas de la pasarela a la realidad del armario solo requiere actitud, imaginación y dejarse llevar.

Criticados por todas por ser una pieza de poco gusto viene a mi cabeza una frase de Diana Vreeland: ” El problema no es tener mal gusto, sino, simplemente, carecer de gusto”.

leggings3-lajoiedevivre

 

Anuncios