Esto es lo que hay

Quizás lo más predecible habría sido dedicar esta primera entrada a presentarme, a explicar lo que me ha llevado a crear el blog, lo que encontraréis en él, y ese típico largo etcétera. Pero, no me gustan los rodeos, y menos los innecesarios, así que voy al grano desde el primer momento, me ahorro florituras y a quién le guste, le invito a quedarse.

Dicho lo cual y tras muchas quebraderos de cabeza me parecía buena idea comenzar un blog en el que hablaré de moda haciendo un pequeño análisis de la situación actual del panorama fashion, algo así como un trabajo de campo que nos sitúe antes de ponernos a divagar sobre tendencias, diseñadores y demás “temas vitales”.

Por todos es sabido que atravesamos momentos en los que nada escapa al continuo circo viral en el que hemos convertido nuestra propia vida y, desde hace tiempo, una pregunta ronda mi cabeza sin encontrar respuesta (quizás porque en cierta forma es tremendamente paradójica y contradictoria) ¿hemos alcanzado un punto de exceso de información? (si es que en algún momento puede existir un exceso de esto…).

En lo que a nosotros nos atañe, el más es más ya no es solo la tendencia del momento, es la consigna imperante en el mundo de la moda: más tendencias, más pasarelas, más colecciones, más velocidad. Este sprint ya ha empezado a pasar factura, como es lógico en un mundo que tiene por esencia la creatividad y la belleza – y estas, no entienden de acelerones de tamaña magnitud- ¿Las primeras bajas? “Raf Simons deja Dior”, “Alber Elbaz abandona Lanvin”, “Wang sorprende retirándose de Balenciaga”… (suma y sigue).

goodbyes-raf-simons-alexander-wang-elbaz-lajoiedevivre-copy

Es el fin de un ciclo, las marcas ya no son unipersonales, ya no dependen de una sola figura, los grandes diseñadores ya no son imprescindibles, ahora el marketing es más importante que cualquiera de ellos. ¿Nos estamos cargando la esencia de la moda dejándola relegada al título de “industria fashion” sin más trasfondo?

Cambio en los tiempos, juego de sillas en las altas esferas, y cambios también en las Semanas de la Moda. Antaño dedicadas a la difusión de novedades para la prensa especializada y los grandes buyers del mundo y convertidas hoy en el mayor show de celebridades, bloggers y “profesionales” de nueva liga.

He aquí otro de los grandes cambios de los que estamos siendo testigos. Los nuevos   “líderes fashion” considerados (en mi opinión no siempre con acierto) prescriptores de estilo y ejemplos a seguir, no tienen nada que ver con las figuras que hace años admirábamos considerándolos genios, auténticos  iconos de moda. Pero, hoy por hoy ¿qué es un icono? ¿cómo se convierte hoy alguien en un icono? y realmente ¿qué entendemos por icono?

img_1799

Si nos ceñimos a la definición más común de todas un icono se proclama únicamente debido a la reacción que logra provocar en la gente: alguien siente fascinación por él, alguien desea imitarlo, alguien admira sus acciones. Para los actuales héroes y heroínas del panorama fashion el número de seguidores que logran amasar en sus redes sociales suele ser un indicador de su estatus en la jerarquía de la moda, pero ¿es eso suficiente para considerarles iconos y hacerles merecedores de nuestra admiración?

Y los que opinamos que no es motivo suficiente ¿debemos seguir luchando contra el sistema en un intento por reivindicar el antiguo concepto de “icono de moda”?  ¿debemos renegar de este inevitable surgimiento de los símbolos 2.0 o dejar que el tiempo sea quien decida quién debe sobrevivir a su prueba?

Un análisis de la actualidad fashion no estaría completo sin hacer mención a los responsables del aspecto actual del vestir: de un lado el -en mi humilde opinión- GRAN Alessandro Michele, y de otro  el iconoclasta fundador de Vetements, Demna Gvasalia, encargado de trasformar radicalmente el concepto de lujo, de poner patas arriba el mundo con su pragmática visión  de la moda, considerándola no como un arte sino como  un producto, y despertando un irremediable deseo por el feísmo.

Pero no quisiera convertir este post en tedioso así que prefiero dejar estos temas en eso, una mera mención y hablemos de ello largo y tendido más adelante.

5613adfca9d41dca5ef8b98f0e7c9611

Ahí lo dejo y lo dicho: a quién le guste, le invito a quedarse.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s